Desde el encuentro de dos pasiones, la comida y la Liguria, nace el Ostaja. Los platos mediterráneos propuestos os llevarán a un genuino trozo de tierra del norte de Italia, adornado por el mar y por los montes. Entrar en Ostaja significa sumergirse en una historia de pasión para la cocina y de profunda atención al detalle. Las obras de arte del artista Lorenzini adornan un ambiente íntimo y discreto, que hace de Ostaja un restaurante que pueda satisfacer el deseo de una cena intíma pero también entre amigos, con la posibilidad, incluso, de organizar eventos a medida según las exigencias de los huéspedes.